Ranking Wikio
Wikio – Top Blogs – Linux
Entradas
Suscríbete

Usa el feed RSS para recibir todas las actualizaciones.

RSS Panda

Unete. Ya somos Lectores.


Mail También puedes suscribirte usando tu dirección de correo:

La zona extrema

A principios del año pasado el productor de televisión francés Christophe Nick organizó un experimento. Su objetivo era ponderar el poder de la televisión. Para poder alcanzar el objetivo creó un programa televisivo llamado “La zona extrema” que se basaba a su vez en el experimento del estadounidense Stanley Milgram. El resultado es contundente, un 80% de los concursantes están dispuestos a matar a una persona desconocida en un plató de televisión sin obtener nada a cambio.

El experimento del sociólogo Stanley Milgram consistía en escoger a dos personas normales para resolver un cuestionario. Una de las personas sería el examinador y la otra respondería a las preguntas. Si la persona que responde las preguntas falla una, se le administra una descarga eléctrica con una tensión que varía desde los 20 V hasta los 460 V, aumentando en saltos de 20 V cada vez que se falla una pregunta. Sin embargo, para nuestro alivio, la persona examinada es un actor profesional, aunque el examinador no lo sepa en ningún momento.

Este experimento fue reproducido en un plató de televisión, con público, presentadora y cámaras. Fueron 80 las personas que acudieron como “participantes”. El resultado es que el 80% de las personas llegaron a administrarle ficticiamente 460 V a la persona que se examinaba. Tan solo 16 personas no llegaron a los 460 V y tan solo 7 acabaron con la tortura antes de que la persona que se examinaba empezase a suplicar.

Todos los participantes son personas “normales”, como tú y como yo, entonces, ¿por qué torturan a una persona? Parece que el equipo de investigación, que estudió los resultados del experimento durante varios meses, tiene la respuesta:

Antes hubo la masa de fieles, la masa de trabajadores o la masa de soldados. Ahora también hay una masa formada por individuos televisualizados, porque han sido fabricados con el mismo molde, con la misma publicidad, con las mismas series, con los mismos concursos y los mismos programas. Y esa masa está controlada en su forma de pensar, en sus actitudes, en su comportamiento. Yo a eso lo llamo totalitarismo. Lo aceptamos porque no nos pegan ni nos meten en la cárcel. Así es.

Os recomiendo ver el documental, lo tenéis en MegaVideo traducido al español. Dura 1 hora y 33 minutos.

¿Realmente es la televisión un medio de información?

4 comentarios para “La zona extrema”

  • Es interesante pero no me sorprende mucho. No es para nada extraño que el ser humano obedezca a otro al que supone de mayor autoridad (la conductora y el equipo de misteriosos profesionales que prepararon todo) ni que haga lo que los demás esperan de él (el público, la conductora, etc). Incluso el torturado, que es lo voluntariamente, desea se prosiga el juego para poder ganar. Si todo tu entorno te pide que tortures, lo harás (y luego lo justificarás de alguna forma); sobretodo si serás recompensado. Esto me recuerda cuando era niño, que molestaba a aquél que todo el mundo molestaba (no hay que caer en la trampa de pensar que los adultos somos muy distintos a los niños) sólo porque era lo que se esperaba de mí.

    Por eso no estoy de acuerdo con la conclusión citada. El ser humano siempre intenta cumplir las expectativas sociales que le impone el entorno: la televisión en sí misma no tiene nada que ver. Tampoco se trata de totalitarismo sino de nuestra propia naturaleza, a la cual deberíamos desafiar un poco más.

  • […] This post was mentioned on Twitter by Ángel Contreras, pillateunlinux. pillateunlinux said: La zona extrema http://www.pillateunlinux.com/la-zona-extrema/ […]

  • Quikellion:

    Me impresiona mucho el hecho de no poder dilucidar la realidad y si lograra dilucidarla, seguir obedeciendo, y no enfrentar esa realidad por más injusta que parezca.
    Cobra vigencia el hecho de que las leyes que nos rigen no tienen nada que ver con lo que es la medida de justicia o moralidad.
    Simplemente están ahí para obedecer a unos patrones de comportamiento, que solapadamente es delicuencial y favorable a unos, así ponga en peligro a otros.
    Ejemplo Dictador – Ejercito o policía – Pueblo o masas (control a la voluntad).
    Al final manipulación del poder, sin ningún asomo de justicia o moral.
    Y conste que no comulgo con la izquierda (poder total a uno) por ser identica a la derecha (poder total a monopolios).

  • Angel:

    Acabo de ver el documental en La 2, y es exactamente lo mismo que ocurre en cualquier oficina, la mayoria está dispuesta a pisar al de al lado, incluso a que lo echen del trabajo, solo por la simple promesa de un pequeño e insignificante peldaño en tu valoración dentro de la empresa.
    La conciencia es una quimera, muy pocos la tienen. Casi todo el mundo obedece aunque tenga dudas, muy pocos valientes plantan cara a su jefe como en esta programa.

Deja un comentario

Publicidad
Conectados
Ley Sinde-Wert
Encuesta

¿Te gusta el aspecto de PuL?

Ver resultados

Loading ... Loading ...